miércoles, 29 de diciembre de 2010

5:06AM 21/12/2010



Acabo de terminar de ver Amelie.
Preciosa, por cierto.

Siempre he oído alabanzas sobre esta película, y hoy, ni corta ni perezosa, decidí abrir la carpeta de descargas, porque en televisión no lo encontraría ni de milagro, y la seleccionaría para verla.
Es increíble como mucho gentío la trata de una persona increíble, rara. Ahí comienza mi duda: ¿Tan raro es una persona como Amelie?
Es algo muy simple, es una persona hecha y derecha. La única particularidad que se le otorga a este personaje es que siempre es ella misma. Tanto en lo bueno y en lo malo. No la verás cambiar de parecer.

Tampoco negará cosas obvias. Acepta críticas tanto buenas como malas. Y lo más importante: No se deja manosear por pluscuamperfectos, decide todo ella misma, sus acciones, palabras, hechos. Y sin que le venga nadie a reprochárselo, porque todos saben que ella entiende por donde van los tiros y como dominar las situaciones.

¿Realmente tan especial es? Es una persona que se mueve bajo su mismo y propio criterio.
En algunas cosas la verás dudar 2 veces, en aquellas que muestran un cambio significativo en su vida diaria personal, mientras que en las otras, ni corta ni perezosa, no duda ni un segundo, sabiendo ella misma que pase lo que pase aprenderá algo bueno con lo que despertar al día siguiente y seguir con fuerzas.
¿Tan duro es? A mi me pareció fácil entenderla. ¿Será a que su forma de ser es tan lógica y simple sea tan difícil de llevar a cabo?

Una obviedad que me llamó bastante fue verla sola. Se ve al principio. Padres que estaban por estar, no enseñaron nada. ¿Qué decidió hacer Amelie? Aprender por si misma, para luego darle lecciones a su padre.
Nunca entenderé el por qué a no encontrar más personas parecidas a Amelie. No es tan difícil. Consta en basarse en un propio criterio y aceptas las normas básicas de respeto a las personas, algunas ya mencionadas en el principio de este texto.

No os van a ladrar, ni os van a matar, en teoría estamos en un país "libre". ¿O acaso no eres tú el que controla tu vida? Veamos, ¿En tu tarjeta de identificación que pone? Nombres, apellidos, fecha de nacimiento y número de identidad.
¿No te das cuenta alma de cántaro, que lo predominante en esa tarjeta de plástico es ese conjunto de cifras? ¿Por qué no le das predominancia a tu nombre, que aparece a primera vista que a esas vulgares cifras imposibles de memorizar?
¡Dale vida a ese nombre! ¿Quién lo prohíbe? ¿Quién fue el que aprendió a andar de pequeño para ahora poder correr y llegar puntual a los sitios? ¿Y el que decidió abrir la boca de niño, no para comer, para ahora poder contestar a una pregunta? ¿Si entonces no fuiste tú, por qué no sales del cuerpo que estás ocupando ahora mismo y se los da alguien que le dé mejor uso en una semana que usted en años?

Le diré lo que le dijo el hombre de cristal a Amelie en un momento de duda: Ya entiendo, le gustan las estratagemas. En realidad es una cobarde. Precisamente por eso me cuesta captar su mirada.

5:29AM 21/12/2010

No hay comentarios: