martes, 5 de octubre de 2010

Compasión


Pueden mirar, intimidar, imponer, insultar e intentar amargar.
Y sí, por respeto dejadles jugar.
Porque desgraciadamente para ellos, 
será un mísero momento de gloria en su deprimente vida, 
y para nosotros un mísero momento deprimente para nuestra vida útil.



No hay comentarios: