jueves, 30 de septiembre de 2010

Ziusk.


La frustración es un placer que me ayuda a mantenerme viva 
y sin hacer gilipolleces.
Definitivamente es una de mis drogas diarias, sin sentirlo, no puedo dormir.
Es como si me faltase algo vital de mucha importancia.
Como el café a un trabajador,
o un abrazo a un niño muy falto de cariño.

No hay comentarios: