miércoles, 24 de febrero de 2010

Ironías y mierdas.


Todos aquellos que me dieron la espalda una de sus excusas fue: eres una enferma, por la simple razón que no me gusta callarme.
Me relaja y me ayuda a no deprimirme, o quitármela bastante, expresar mi rabia sobre la sociedad porque años antes sufrí malas consecuencias por cerrar la boca.

Ellos mientras tanto toman droga cuando están aburridos/deprimidos/aburridos/inserta aquí algún estado de ánimo emocional, cualquiera sirve; solo para sentirse unidos a algo, sentirse vivos y cómo no, realizados.

La única droga que tomo yo es el café.

En fin.

No hay comentarios: