viernes, 26 de febrero de 2010

Alas ¿rotas?


Sabiendo tu infravaloración hacia mi persona 
Accedí a postrarme ante ti a darte mi ayuda
Acepté tu mundo y tu forma de vivir
Rechacé tus intentos de invitación a tu paraiso macabro
y me decidiste expulsar de tu cielo
Por no querer formar de tu coro de ángeles ya que no quise ponerme tus alas
porque no quise ser tan perfecta como tú.

Y ahora solo piensas en crearme heridas.
Tu excusa es que provienes de un cielo? Cuál? Aquel que se aguanta con celo por todas partes?
Donde te crees el rey porque todos te dicen: sisisisi?
A saber cuales de esos huecos mentales consigue ayudarte de verdad, no por superficialidad
ni apariencias de primera vista sobre tu persona mi rey
Tu idea es tan estúpida como tu mentalidad, una rey herir utilizando voces de huecos mentales porque la suya es nefasta porque nunca tendrá la razón.

Como muñecos son. Desde cuando los muñecos hieren a las personas? Nunca. Solo te hacen reir. Nunca pudieron ellos herirme, va a poder un rey pacotilla montando numeritos nefastos que luego me provocan risas.

No me deseas en tu camino por no ser perfecta como dices ser tú?
Estoy de acuerdo, no me van los muñecos de porcelana, son demasiado frágiles.
Les das un golpecito y.. pum se caen todos.

Lo siento mi rey, por infravaloración me aceptaste y por sentirte inferior me echaste.
Excusa muy estúpida, e irónica para declararte inocente libre de cargos.

1 comentario:

Juan dijo...

Bueno Ibtisam, llevo media hora rompiéndome la cabeza sobre como escribir todo lo que pienso siendo lo más breve posible.

Primero,
lo que ocurrió anteayer en clase, lo provocaste. Por pensar en voz alta provocando a los demás. Sabes que lo haces y te gusta, y si tenemos que ser compañeros de clase 20 personas (imagínate a cuanta gente puedes llegar a tocar los huevos a la vez) durante 3 meses más, COMPÓRTATE. Imagino que si vas fardando de ser tan inteligente, no te costará demasiado. Otra cosa es que seas capaz.

El jueves, un poco de tu medicina creo que no te sentó mal, por mucho que trates de convencerte que soy el malo y el cabrón que intenta cortarte las alas cuando te las cortas tú sola. Eres tú sola quien decide comportarse como una cría y amargarse, y yo no quiero jugar a tu juego desde el verano pasado y parece que no aún no te has dado cuenta.

Por otra parte, he entrado aquí, segurísimo, de que me habrías puesto a parir. Y no me he equivocado. Veo que te gusta mucho esconderte aquí a escribir lo que piensas, pero a la cara o más bien te cortas, o no sabes como mirarme, o no sabes que decirme, o utilizas tus comodines de 'soberbia'. De esto ni te comento, ya es bastante triste por sí solo. Y al menos ya sabes que yo no me corto un pelo si me atacas. Aunque no me gusta, no soy como tú.

Y por último, deberías saber, que el único motivo por el que acabo aquí una y otra vez es porque sé sobrado que cuando tienes un mal día te apalancas aquí delante a intentar poner tu mundo en orden. Como tu colega me preocuparía haría un año, y estos dos días que han pasado del puente, hasta he llegado a preocuparme. Ahora como compañero de clase, y de lejos, yo te recomendaría que le pidieras cita a un psicólogo o un psiquiatra si no eres capaz de afrontar lo que tienes delante, o si no sabes aprovechar tu vida. Me pareces lo más insano que he conocido jamás, y no es para tomarlo como insulto ni mucho menos.


En fin, cuidate si puedes, sabes o quieres. He dicho todo lo que tenía que decir aquí ya. Y no volveré a vistar este blog por muchas bajonas que te den o rabietas estúpidas que te peguen en clase, para mí esto es perder el tiempo. Al menos sabes qué pasa por mi cabeza respecto a tí, que veo que te inquieta mucho no poder saberlo, aparte de tus grandes invenciones y suposiciones de lo que crees saber que soy. Quienes me quieren saben lo que quiero, y tu ya no te mereces ni una cosa ni la otra.


Adiós tía. Recuerdos de Jota, el Rey o el drogata.


PD:
No hay absolutamente nada de ironía o sarcasmo en todo lo que he escrito. No te engañes.