lunes, 4 de enero de 2010

Hapiness



Cuando una persona es realmente feliz, no le importa nada mas, ni el detalle mas estúpido, tan solo le apetece disfrutar el momento y compartirlo con los demás.

4 comentarios:

Caramelo de cianuro. dijo...

¿Cambiaste el blog?
Que bonito te quedo :)
Gracias por tus palabras cielo, tanto n tu blog como en los comentarios, que ayudan muchisimo (L)
Desde luego que me quedo con esa frase :) es mas, mañana va directa a una de las barras laterales del blog ;D que hoy tengo prisa.. :)
Graciiias cari♥
Y decirte que si necesitas algo o cualquier cosa, stoy aqui ¿si? :)
uun besazo (k)
xoxo♥

Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

Ayer por la tarde me avisaron. No has borrado el link, solo está cambiado el nombre y ya me di demasiada prisa.

Blogger no intermedia en disputas personales, difamaciones, calumnias e injurias. Eso quiere decir: eres impune de poner a parir a todo dios. Como siempre. Que viva la libertad de expresión, hombre. Hasta que alguien algún dia se canse, le toque los huevos tus residuos mentales que publicas por aquí, y se vaya por lo legal y te follen viva. Solo la autoridad de cada país tiene palabra en esto.

Yo no voy a hacerlo. Que no soy tan imbécil. Para mí sería joderle la vida a alguien que ya la tiene suficientemente jodida, y ya sabes, pierdo mi precioso tiempo... Pero avisada quedas, y todo el que te lea. Si borras este comentario se verá de sobra el tipo de persona que eres.

Avisado queda todo el mundo, esta chavalita de buenas maneras puede ser denunciada ante las autoridades competentes. Más información:

http://www.google.com/support/forum/p/blogger/thread?tid=67833a50a15e5992&hl=es


A ver si esto te cambia el chip, sino, tú misma. Disfruta ahora más que nunca los 18, tienes una obligación más;)

°Emma° dijo...

Primera vez acá!

Qué post mas lindo!... la verdad nos hace falta la onda positiva, saber mandar al carajo lo que hay que mandar al carajo y arriesgar nuestra piel por felicidad... eso es algo que se puede juzgar? No lo creo.

Te leo!

Un abrazo.
Hermoso blog.